Lo común, lo cotidiano

Lo común, lo cotidiano, lo ordinario, lo vernacular sería todo lo que ya existe en un lugar, formando parte o como consecuencia de la vida y las actividades que forman parte en él prácticamente a diario. Serían por ejemplo las rutas, los olores, los lugares a donde se dirige la mirada, aquellos por donde se pasa, los que se pisan, los que se tocan, los mecanismos y los objetos con los que se interactúa casi todos los días.

En ocasiones lo cotidiano, las actividades diarias, podrían haberse perdido en mayor o menor medida en un lugar concreto y en éstas ocasiones tal vez no sería un error buscarlo en el pasado o quizás incluso en otros lugares.

A su vez lo cotidiano se encontraría estrechamente relacionado con el concepto de lo hallado pues de algún modo lo hallado surje de la apropiación de lo común, lo que existe, lo contingente, para generar algo nuevo.

Para ello hay que mirar es que hay que mirar lo que ya existe, lo ordinario, y ver cómo puede utilizarse para que los entresijos de lo cotidiano aporten vida a la nueva arquitectura.  En éste ámbito se sitúa por tanto el trabajo del team X, en concreto, por ejemplo, en los Matt- Buildings, como estructuras ambiguas de libre interpretación me parece que representan un gran ejemplo.

“Se puede decir que el Mat Bulding personifica el carácter anónimo de lo colectivo en un sistema en el que las distintas funciones enriquecen al tejido y en el que el individuo adquiere nuevas libertades, a través de un nuevo orden basado en las interconexiones, en patrones específicos de asociación y en las posibilidades de crecimiento, disminución y cambio del mismo.” A.Smithson (Architectural design, Spt)

En resumen lo cotidiano puede ser el germen de la identidad de un nuevo lugar cuando lo que se quiere es mantener en cierto modo su carácter, y emplearlo a favor de la nueva arquitectura.

laura Imagen de lo cotidiano en un espacio previamente destinado para otro uso